lunes, 17 de junio de 2013

Crónica - Clutch - Madrid, junio 2013

- MUCHO MÁS QUE EL MEJOR STONER
Neil Fallon
No todos los días tenemos la oportunidad de disfrutar con un grupo grande, con "modales" y costumbres de grupo grande, en una sala de esas en las que puedes tener a los músicos cerca. Eso es lo que hicimos el jueves 13, en la sala Gloos Club, al asistir al conciertazo de los americanos Clutch.
Tim Sult, Neil Fallon y Jean Paul Gaster
Neil Fallon
Despliegue de medios humanos y técnicos, en el cambio de instrumentos, tras la actuación de los españoles Grass. La sala ya lucía abarrotada, pero el comienzo se retrasó brevemente, por unos cambios de última hora de algún cable y micrófono. Pero todo pasó pronto, tras escuchar "Gravel road" y empezar a sospechar que iba a ser una gran noche.
Tim Sult
Tim Sult y Neil Fallon
El cantante, Neil Fallon, es uno de esos frontman que escasean. Sin necesidad de poses ficticias, con su sola presencia y personalidad, arranca rabia y convencimiento de cada asistente al concierto, haciendo que la gente se desate. Y con su voz intensa te invade, hasta que te encuentras cantando y moviéndote cuando él quiere.
Tres temas de su último disco, incluyendo el rabioso "Crucial velocity" y el no menos acelerado "Earth rocker" (que da título al mismo), precedieron a un breve repaso por temas de anteriores trabajos, como por ejemplo "Promoter". El público continuaba saltando y amagando con un pogo masivo de toda la sala, que al final, afortunadamente, no se produjo.
Neil Fallon
Jean Paul Gaster
Las medidas de seguridad, el equipamiento técnico, la organización del evento, las maneras, profesionalidad y comprobaciones varias, dejaban claro que estábamos ante un grupo grande, embutido en una sala pequeña, para felicidad nuestra. El sonido no fue todo lo bueno que debió haber sido, la voz quedaba a veces en exceso enmascarada por el resto. Pero aún así, el concierto será de los que se recuerdan.
En el stoner, es imprescindible una gran base rítmica, y que toda la banda suene como uno solo, pero conservando matices guitarreros, así como algún arreglo puntual, todo ello dentro de un sonido árido e incluso primitivo. Eso es exactamente lo que hacen Clutch. Y lo recubren de un sello personal, de "un punto más" que no tienen otros grupos del género.
Jean Paul Gaster y Neil Fallon
Neil Fallon
Dan Maines al bajo, y Jean Paul Gaster a la batería, son un auténtico martillo, constante e incansable. Tim Sult a la guitarra, sin levantar la cabeza mientras toca, crea atmósfera y da desahogo con sus solos. Neil … increíble, sea con la guitarra, con la armónica, con el cencerro, o “a pelo”, mirando a la cara de la gente mientras canta, interpretando y contando cada "mini historia" de cada tema, metiéndote la canción en la cabeza.
El directo seguía con alta intensidad constante. Uno de los grandes momentos, llegó al vibrar con el gran trío formado por "The face""Oh, Isabella" y el enorme y magnético "The regulator".  
Neil Fallon
Dan Maines
Una pena que, como en todas partes, siempre tiene que haber unos cuantos que jodan el momento. Hubo gente que se empeñó en no respetar el silencio, que debería haber reinado durante el misterioso "Gone cold". Pero claro, esos que no supieron callarse, eran los mismos que habían ido al concierto sólo para oír el "Vámonos, vámonos"… qué triste.
Neil Fallon, Jean Paul Gaster y Dan Maines
Neil Fallon
En el Azkena de 2011, dando uno de los mejores conciertos de aquella edición del festival, estos tipos de Maryland demostraron que son mucho más que "Electric worry". Eso sí, en el instante en que comenzaron sus primeras notas, absolutamente toda la sala, coreó, saltó, gritó y disfrutó sin parar. Así finalizaron el concierto, a falta de los bises, claro. "The mob goes wild" y un incansable "The wolf man kindly requests", pusieron punto y final a una hora y media difícilmente olvidable.
Neil Fallon
Entre el público, más de uno acabó casi flotando, gracias al subidón de energía que provocaron Clutch. Más de veinte años en la carretera, hacen que trasciendan al género que les ha hecho famosos, situándose entre los grandes de estas dos últimas décadas.
Nos vemos.

No hay comentarios: