miércoles, 2 de mayo de 2012

Crónica - Dirty York - Madrid, 2012

- LA SINCERIDAD DEL ROCK AUSTRALIANO
Por fin llegó. Había ganas de ver a estos tipos de nuevo.
El pasado 10 de abril en El Sol, salieron Dirty York como sin darle importancia.
Disfrutan cada momento, se nota. Viven fuera de las "poses". Llegan, tocan, se toman unas cervezas, y al día siguiente a otro sitio.
Buena selección de temas para arrancar, aunque "Born with a broken heart" sonó quizá demasiado pronto. Pero lo que más rabia me da, es tener que destacar el mal sonido durante la primera media hora. A ver, un músico de rock suele tener un alto grado de sordera, es normal. Y eso, si no se vigila, puede enmarañar el sonido del grupo, haciendo que todo suene como "una bola" en la que se hace difícil distinguir algo. Creo que no deberían dejar que todo esto suceda.
Ya con el sonido mejorado, nos brindaron grandes momentos con esa intensidad propia de su tierra. "Can't scare the devil in me" o "All my friends look like Jesus" son muestra inequívoca de que dan lo que prometen: rock, y punto. Si te gusta, perfecto, si no te gusta, no es nuestro problema, es el tuyo, que no tendrás sangre en las venas.
Creo que pesaron las nuevas incorporaciones a la banda. En el Azkena el año pasado, me dió la sensación de que estaban más rodados, más sueltos.
Han cambiado de sección rítmica, bajo y batería, además de añadir un teclista. Según me comentaron, las vidas de los que ya no están, se habían vuelto incompatibles con la "carretera".
Aún con todo, convencieron a un público entregado a su causa.
Su ritmo machacón (en el buen sentido) te sumerge en un estado de "rockericia" constante, en el que todos disfrutamos de su "desnudez musical". Sin artificios, sin excentricidades, sin lujos ... pero con un alma de rock innegable. Y eso me encanta.
En los bises, a saco, directos a la yugular. "Roll with it" cubrió de rock toda la sala, si es que no lo estaba ya. Y cerraron con "No apologies", significativo título ("Sin disculpas") que deja clara su actitud en este tinglado llamado "vida". Es como si dijeran que, ya que hemos venido a este mundo, disfrutemos sin pedir disculpas por hacerlo.
Como curiosidad os diré que tienen buena memoria. Sí, recordaban el momento en que nos saludamos en el Azkena al ver mi camiseta con el nombre del grupo. Y me dijeron que, esa camiseta, cuando ellos estén "en lo más alto", tendrá más valor, ya que sólo hicieron cien de ese modelo. Y continué asombrándome cuando insistieron en que me recordaban por ello, mientras me comunicaban una, espero, gran noticia: terminan de grabar el nuevo disco en julio, y en septiembre estará a la venta.
Ojalá sigan en la línea de los anteriores, y que lo reflejen en directo de nuevo en España. Allí estaremos para seguir disfrutando de su sinceridad.
Nos vemos.

No hay comentarios: