miércoles, 18 de abril de 2012

Marzo 2012 en Directo

Abrimos el mes de marzo con un seguro, Diamond Dogs, que nos presentaban su último cd, "Set the fire to it all".
Con estos suecos no hay riesgos. Ofrecen Rock. Y lo cumplen.
Sí, es cierto que para algunos son un sucedáneo de los Faces, pero a mí eso me importa poco. Pensar en ir a un concierto suyo, significa prepararse para no parar de bailar, cantar, practicar "air guitar", saltar, vibrar...
Diamond Dogs, 01.03.2012, Moby Dick , Madrid
Diversión asegurada, excelente sonido, puntualidad británica y llenazo. Todo presagiaba una noche de esas que marcarían época. Pero se quedó en presagio.
No fue su culpa. Estuvieron muy por encima del público. Quizá la sala "llamó" a otro tipo de gente no tan habitual en conciertos de este tipo, a personas con menos ... "sangre".
Aún así, se marcaron un buen directo, como no podía ser de otra manera.
Hubo grandes momentos, que la audiencia disfrutaba "por grupillos". "Good bye Miss Jill" y "Bite Off" entre otras, fue la prueba de que los asistentes al concierto no funcionaban como "un todo".
Pero eso, a alguien como Diamond Dogs, le da igual. Continuaron con la apisonadora, logrando que los que de verdad siguen al grupo, disfrutaran plenamente.
Sulo agarró su acústica en más de una ocasión, regalando momentos más íntimos. Mucho repaso a sus temas más añejos y su constante actitud pro-juerga, firmaron otra buena noche de rock.
Diamond Dogs, 01.03.2012, Moby Dick, Madrid
El mes continuó por derroteros más, cómo diría ... "exóticos".
Javier Vargas, Carmine Appice, y Paul Shortino, son la prueba de que, a veces, unir varias "carreras en solitario" para grabar un disco, puede llevar a disfrutar de un buen concierto.
Muchas tablas sobre el escenario, buen hacer e implicación, fueron las mayores virtudes de este "nuevo grupo".
Mezclaron temas propios con versiones, como cualquier grupo que empieza en el negocio. "It's a long way to the top" para arrancar, y de vez en cuando, temas como "Piece of my heart" o "Da ya think I'm sexy?", levantaban el ánimo del público tras asombrarnos con la calidad de sus propias canciones.
Vargas, Appice, Shortino, 07.03.2012, Marco Aldany - Arena, Madrid
El virtuosismo controlado de Javier Vargas, a la guitarra; la contundencia y espectacularidad de Carmine Appice, a la batería ; y la actitud gamberra, chulesca y cómplice con el público de Paul Shortino, con la voz; dieron buena muestra de lo que debe ser un directo de rock.
Dio la impresión de que se confabularon para decir: "así es como funciona ésto". Y esa misma sensación, es la que tengo al escuchar su disco, grabado en 2011, "Vargas - Boggert - Appice, feat. Shortino".
Es admirable que músicos de su talla, tengan la inquietud de formar un nuevo grupo, grabar y salir de gira. Gracias por ello.
Vargas, Appice, Shortino, 07.03.2012, Marco Aldany - Arena, Madrid
Mención para el telonero, Jorge Salán.
Muy buen guitarrista, con amplia carrera en solitario (seis cd's), conocido quizá más por su etapa con Mago de Oz.
Buenas canciones con largos solos, no tan buen cantante como guitarrista. 
Su versión de "Over the hills and far away", fue muy aplaudida, y con sus propios temas, cumplió perfectamente su papel calentando el ambiente, tan gélido debido a la poca asistencia.
Jorge Salán, 07.03.2012, Marco Aldany - Arena, Madrid
Y con él llegó el espectáculo. Algo así rezaba el título de una película, creo recordar, pero me refiero a Lucky Peterson.
Y con eso del "espectáculo", hubo un amigo que acabó algo ... "decepcionado". Lo explicaré.
Lucky Peterson, 15.03.2012, Joy, Madrid
Dentro de un festival que ha pasado algo "desapercibido" (ya se sabe que el blues y la mayoría de emisoras de radio en España, no van por el mismo camino), el Moe Black Festival, en su quinta edición ya, nos visitó uno de esos artistas denominados "grandes".
El amigo Lucky Peterson tardó en salir al escenario, primero lanzó a su banda para ir calentando el ambiente que, previamente, habían caldeado Speaklow (de los que hablaré luego).
Lucky Peterson, 15.03.2012, Joy, Madrid
Cuando saltó al escenario por fin, parecían dos Lucky Peterson en lugar de uno (por su "volumen", qué diferencia de cómo le recordaba). Anécdotas a parte, saludó, sonrió, se sentó al piano, y comenzó muy bien. Buen blues, bien tocado, la banda en su sitio, buen sonido, bromas con el público ... Venía con disco bajo el brazo, "Every second a fool is born", del 2011.
Tras varios temas "tecleando", agarró una de sus guitarras y, ya de pie, repartió un poco de boogie, para alegría del personal.
Lucky Peterson, 15.03.2012, Joy, Madrid
Y cuando nuestras mandíbulas mantenían nuestras bocas abiertas, ante lo que estábamos viendo ... en lugar de profundizar en la calidad de su música (que tiene, y mucha), se decantó totalmente por el más puro espectáculo.
Como nunca le había visto en directo, yo lo dí por bueno. Pero claro, para aquellos que querían ver las virtudes estrictamente musicales de este pedazo de artista ... resultó algo decepcionante.
Eso sí, se metió a toda la sala en el bolsillo. Montó un show demoledor, en el que hubo lucimiento para cada miembro de la banda, con papel destacado para su mujer, Tamara.
Ella saltó al escenario con su marido perdido literalmente entre el público, quien decidió acercar el blues a la audiencia, todo lo posible.
Ya con Lucky Peterson de nuevo al piano, Tamara cobró protagonismo (sin duda, merecido) con su encantadora presencia y magnífica voz, canción tras canción.
Sin duda, un buen concierto, para un buen festival. Que cunda el ejemplo, por favor.
Lucky & Tamara Peterson, 15.03.2012, Joy, Madrid
Antes, Speaklow, dieron buena muestra de que por las venas españolas, también corre sangre negra.
Cuando músicos de otros grupos, se unen en otro de un género digamos ... "algo minoritario", como es el blues-jazz-funky-groove, es porque realmente aman la música.
Con dos discos ya rodados, asombraron nada más comenzar su concierto.
Gran sonido, sonaban como banda, no como suma de músicos. Tras un sentido y precioso recuerdo para la fallecida Etta James, bajaron algo el pistón. Esta aparente monotonía fue tan sólo un espejismo, ya que no dejaron de subir la emoción hasta el final.
Speaklow, 15.03.2012, Joy, Madrid
Y llegamos al capítulo de las "espinas quitadas". En esta ocasión (por fin puedo decirlo), el gran Willie Nile.
Fueron muchos los que no paraban de recomendármelo. Que cómo era posible que no hubiera visto a Willie Nile, que ya me valía, que iban a dejar de hablarme si no lo remediaba ... y por diferentes motivos, nunca iba a comprobarlo.
Pues bien, todos tenían razón. Y se quedaron cortos.
Willie Nile, 20.03.2012, El Sol, Madrid
Siete discos (durante cuatro décadas) es mucho material para repasar en poco más de hora y media. Más aún si tenemos en cuenta que este pequeño y gran americano, es una máquina de reflejar sentimientos que muchos tenemos y que pocos se atreven a cantar.
Nada más salir, dejó las contemplaciones a un lado y, si no fuera porque no toda su banda estaba a su altura, estaría hablando de uno de los más grandes conciertos que he visto.
Muy buen sonido y gran variedad de melodías y matices. Si quieres algo más tipo Kinks, lo tienes. Si prefieres algo más estilo Ramones, pues sin problema. Que te gusta Bruce o Petty, pues allá va. Eso sí, todo sin abandonar el sello Nile.
Willie Nile, 20.03.2012, El Sol, Madrid
Repasó ampliamente su gran disco "The innocent ones", de 2010.
Y con temas como "Vagabond moon" o "Heaven help the lonely", además de recordarnos sus discos anteriores, reabrió un camino que tiene ya diáfano entre la afición española, el de la emoción. Más tarde, se sentó al piano para brindarnos uno de esos momentos que se recuerdan luego en los bares, ya que el "Streets of New York" que se marcó, fue directo al corazón. Él solo, piano e intermitente armónica. De menos a más. Sencillamente, brutal.
Cuando retomó la guitarra, no paró de seguir contagiando su tremenda e inagotable energía. La misma energía y calidad que le ha permitido compartir escenario con tantos "grandes". De hecho, él lo es también, pese a que no haya logrado el mismo y merecido reconocimiento.
Únicamente eché de menos "Asking Annie out", y no me gustó que en los bises recurriera a la machacada "Rockin' in the free world".
El resto, simplemente espectacular.
Al final, firmó discos y charló con nosotros con la familiaridad de aquél amigo al que hace tiempo que no ves. Enorme. Gracias.
Willie Nile, 20.03.2012, El Sol, Madrid
Tras este derroche, cerramos el mes de marzo con Stacie Collins, teloneada por Sparkle Gross. Pero eso tiene su propia crónica.
Nos vemos.

No hay comentarios: